Notícias

Jordi Cuixart: “En la defensa de la democracia, ¡no pasarán!”

By 06 de November de 2018 No Comments

Carta publicada en La Vanguardia el 06.11.2018

 

Prisión de Lledoners, 5 de noviembre del 2018.

 

El Estado me pide 17 años de prisión por ejercer mis derechos fundamentales como presidente de Òmnium Cultural, la principal entidad cívico-cultural de Catalunya, con 129.000 socios. En total, la Fiscalía nos quiere condenar a 214 años por defender el derecho a la autodeterminación. Pero nuestra causa no es individual sino colectiva, no es una causa in­dependentista o soberanista, sino que afrontamos un juicio a la de­mocracia, a los derechos y las libertades fundamentales de todos los ciudadanos catalanes, pero también españoles y europeos.

La acusación de rebelión que afrontamos los nueve presos políticos catalanes es una interpretación desproporcionada de la ley, tal como denuncian un centenar de expertos penalistas de todo el Estado o Amnistía Internacional. Como han acreditado las justicias de Alemania y Bélgica, nunca existieron ni la violencia ni el alzamiento que sustentan esta farsa judicial que nos encarcela. Ante esta injusticia, pues, no es tiempo de renun­cias ni victimismo, porque no hemos cometido ningún delito.

La sociedad catalana se ha forjado, unida en la diversidad, a partir de grandes consensos de país, como el rechazo frontal, transversal y mayoritario a la judicialización de la política. Así lo acreditó una encuesta de La Vanguardia del pasado mes de junio: cerca del 80% de los catalanes rechaza nuestra situación de prisión preventiva y se muestra contraria al uso de la represión.

A su vez, se mantiene inalterable la demanda mayoritaria y permanente de la ciudadanía de Catalunya para resolver en las urnas este conflicto político.

Hoy nos encontramos ante un Estado que condena el grito del “ ¡No pasarán!”, emblema de la lucha contra el fascismo, y por ello hoy más que nunca hay que recordar que los presos antifranquistas resistieron en condiciones mucho más adversas que las nuestras: nosotros no tenemos ningún derecho a desfallecer, porque su lucha por el restablecimiento de la democracia sabemos que no fue en vano. No tenemos ningún derecho a renunciar. Más de 40 años después de la muerte de Franco, si no revertimos esta situación, las generaciones futuras heredarán este déficit democrático.

Si queremos vivir en un país donde nunca nadie sea perseguido por mani­festarse o expresarse pacífi­ca y libremente, donde el derecho a un juicio justo y la independencia ju­dicial sean respetados, no nos podemos quedar impasibles ante este abuso de poder.

Por todo ello, con todo el coraje y serenidad, desde Òmnium creemos que debe haber una respuesta que exprese el sentimiento mayoritario de la sociedad catalana que rechaza este juicio a la democracia y exige una solución política. Una respuesta transversal que, al margen de las legítimas diferencias ideoló­gicas, busque el denominador ­común en los grandes consensos de país. Porque cuando están en juego los principios básicos que sustentan el Estado de derecho, Catalunya siempre ha sabido responder como un solo pueblo.

Desde el mínimo común denominador de que en la Europa del siglo XXI encarcelar a la disidencia como ­hacía el franquismo no tiene ningún tipo de recorrido ni sentido. Desde la convicción de que nunca renunciaremos a defender la discrepancia, la empatía y el diálogo sincero sin condiciones.

Por eso hoy un centenar de personalidades de ámbitos e ideologías muy diferentes se suman a una nueva plataforma que, bajo el paraguas del 80% que nos une en la diversidad, nos debe permitir avanzar en la defensa de nuestros derechos y libertades. No hay un solo segundo en prisión en vano, porque proteger la democracia en Catalunya y en el Estado español es hacerlo también en cualquier rincón del mundo.

 

 

Jordi Cuixart
Presidente de Òmnium Cultural